Todo lo que no debes hacer con una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito se han convertido en el medio de pago favorito de la era digital.  Desde compras por internet, compras en aplicaciones y hasta en los pagos del día a día los hacemos con el dinero plástico.  Lo anterior hace necesario que sean manejadas correctamente o podrían llevarle a una acumulación innecesaria de deudas.

Lo peligroso de la tarjeta de crédito radica en su alto costo y su facilidad de uso.  Por ser un crédito que se otorga fácil y sin mayor garantía que un pagaré, la tasa de interés que suele aplicar por compras es la más alta del mercado.  En Colombia esta tasa se conoce como la tasa de Usura e históricamente ha estado por encima del 25% EA.

En cuanto a la facilidad de uso, esto es peligroso ya que la persona puede utilizarla para pagar el transporte, compras de montos pequeños e ir perdiendo la cuenta de sus gastos mensuales.  Este comportamiento puede terminar en gastos superiores a los ingresos mensuales que lentamente aumentarán el nivel de endeudamiento de la persona.

A continuación, enumeraremos los errores más comunes y terminaremos con unos consejos útiles si el nivel de deuda ya está afectando el bolsillo.

Usar tarjetas de crédito con altas cuotas de manejo para compras pequeñas.

La mayoría de tarjetas de crédito cobran una cuota de manejo mensual o trimestral que varía en función del tipo de tarjeta.  Este cobro debe tenerse en cuenta al momento de realizar una compra, ya que elevan el costo del dinero si se lo agregamos a la tasa de interés.  Lo mejor que se puede hacer es aprovechar cuando las entidades financieras ofrecen tarjetas exentas de cuota de manejo temporal o permanentemente o cuando se pueda, solicitar la cancelación de la tarjeta y la entidad bancaria retendrá al cliente ofreciéndole este beneficio.

La importancia de este cobro radica en el monto de la compra.  Cuando se hace una transacción de un monto significativo, por ejemplo, 5 millones y la cuota de manejo es de 15.000 mensuales, en este caso la cuota de manejo no aumenta significativamente el costo, solo un 0,3% mensual.  Pero si se pagan 15.000 mensuales por una tarjeta en donde se hacen utilizaciones por 300.000 pesos mensuales, se está pagando el equivalente a una tasa del 5% mensual, lo que representa más del 50% al año.

Usar la tarjeta de crédito para gastos pequeños sin llevar su control.

Las personas que pagan el servicio de transporte, bien sea UBER o TAXI, con tarjeta de crédito suelen perder el control de sus gastos y luego sorprenderse con una alta factura en el mes siguiente.  En ocasiones, el pago con tarjeta facilita que el usuario tome el servicio cuando la tarifa se torna dinámica sin mayor remordimiento.  Este efecto está ampliamente medido por los psicólogos y es altamente contraproducente para las finanzas personales.

Recomendación: Hoy en día es fácil pagar la tarjeta de crédito desde el portal del banco y depurar semanalmente estos gastos pequeños.  De este modo afectará su efectivo disponible y no perderá la medida con la tarjeta de crédito.

Tomar avances para pagar la cuota de la tarjeta de crédito.

Si ya le es difícil pagar la cuota mensual de la tarjeta de crédito, busque otro mecanismo, pero no lo haga con un avance de una tarjeta de crédito.  Usar un avance debe ser el mecanismo de última instancia ya que esta práctica hace que usted tome un nuevo crédito por el valor de la cuota que incluye el abono a capital más los intereses.  De este modo luego de realizar ese abono el saldo total de la deuda crecerá y si continúa con ese comportamiento llenará el cupo de la tarjeta así no haga nuevas compras.

Para evitar que esta práctica se le salga de control por lo menos abone el valor de los intereses y el costo del avance.  De este modo mantendrá el saldo de la deuda constante y su pago mensual será más bajo.  Bajo esta situación es necesario que disminuya sus compras con tarjeta de crédito, deba iniciar una etapa de recorte de gastos y busque nuevas fuentes de ingreso para sanear sus finanzas.

Otra solución, mucho más efectiva, es vender la cartera a otra entidad bancaria.  Con esta podrá no solo ahorrarse el costo de tomar un avance, sino que podrá extender el plazo del crédito y reducir la tasa de interés.  Cambiando estas dos variables, menor tasa y mayor plazo, la cuota mensual que pagará por el crédito será mucho menor.  Con este mecanismo tendrá más tiempo para sanear sus finanzas.

Ignorar la fecha de corte de todas sus tarjetas.

Algunas tarjetas de crédito cortan los primeros días del mes, otras en los últimos, conocer la fecha exacta de corte es clave para extender los pagos unos cuantos días.  Si se tiene una tarjeta que corta el 15 del mes y se realiza una compra el 14 está llegará en el próximo recibo en aproximadamente 15 días.  Pero si la compra se hace el 16, no llegará en el próximo recibo si no en el que le sigue, teniendo casi mes y medio para pagar esa compra.  Esto es mucho más útil si se realizan compras a una sola cuota ya que tendrá ese plazo para pagarla permitiéndole usar su efectivo del mes en otros pagos más urgentes.