Bitcoin entra en territorio de corrección

Luego de alcanzar precios ligeramente superiores a los USD3.000, el bitcoin inició un vertiginoso descenso de un poco más del 20% en 5 días.  En este punto muchos inversionistas deben estar preguntándose ¿será que la burbuja estalló o es solo un movimiento de corrección?

Es difícil saber con exactitud la respuesta ya que no existen noticias o fundamentales que justifiquen cada uno de los movimientos del precio, lo que nos deja sin herramientas para explicar cada movimiento de su cotización.  Se que algunos verán esta situación como una dificultad y realizarán críticas, pero yo prefiero verla como el experimento perfecto para poner en práctica la teoría del análisis técnico.

Recordemos dos puntos clave del análisis de gráfico: los precios lo descuentan todo y en los precios se puede evaluar la psicología de los inversionistas.  Frente al primer punto, los analistas técnicos afirman que pueden negociar sin conocer las noticias, ya que estas estarán incorporadas el movimiento del precio.  En este caso si, no hay noticias que descontar o información que incorporar, los movimientos del bitcoin serían explicados en su mayoría por el ánimo comprador o vendedor de los inversionistas.

Dicho lo anterior, incorporemos a este breve análisis tanto la teoría de las ondas de Elliot como la cascada de información.  Combinando estas tres teorías podemos afirmar que, en un movimiento alcista como el del bitcoin, existen tres impulsos.  El inicial gestado por las compras de inversionistas profesionales que ven primero el potencial de valorización.  El segundo movimiento es el de aquellos que están más informados, identifican la tendencia alcista y se embarcan en la oportunidad de ganancias.  Por último, llega el público atraídos por el canto de sirena de la plata fácil y segura, sin más información que el constante ascenso del precio.

Esta última etapa es la que más interesa detallar ya que cumple con ciertos patrones como:  gran presencia en medios y noticias que resaltan la sólida valorización de activo, personas que adquieren el activo y lo defienden a capa y espada y valorizaciones diarias que sobrepasan cualquier otro activo del mercado.  Lo anterior es el resultado de la euforia compradora sin mirar fundamentales o criterios de valoración.

Luego de que transcurre la euforia compradora inicia un proceso de corrección de 3 etapas.  En la primera se da una fuerte caída que diezma la fuerza compradora y en la que los inversionistas del público, presentes en el último ascenso, empiezan a tener ligeras pérdidas o ven esfumada sus recientes ganancias.  En este punto la reacción del mercado es de confianza en que el activo se va a recuperar.

Esa esperanza se conoce como la trampa de los toros o bulltrap.  Los toros son quienes apuestan a un ascenso del precio y estaban acostumbrados a que ante cualquier caída del mercado este se recupera.  No obstante, la euforia del público y su temor a perder dinero hará que el próximo rebote no logre alcanzar nuevos máximos y prenda las alarmas sobre posibles descensos.

Ese rebote sería la segunda etapa que daría paso al último movimiento antes de replantearse la nueva tendencia de largo plazo.  La tercera etapa es una fuerte caída que podría erosionar incluso el 50% de todo el rally de ascenso.  En este momento el público, al ver que no se alcanzan nuevos máximos y se inició una nueva caída, venderá cada vez con más fuerza.  Lastimosamente en esta etapa seguirán existiendo aquellos fieles y enamorados del activo que se llevarán la peor parte de la historia.

Si llevamos toda esta información a la cotización actual del bitcoin se podría esperar que el descenso de días anteriores encuentre en pocas jornadas un soporte o piso.  Luego el precio intentará estabilizarse o rebotar durante unas semanas o meses para terminar dando paso a una caída mucho más fuerte y rápida.   Es importante recordar que no hay garantía que este escenario se dé con un 100% de probabilidad, siempre puede salir nueva información que cambie esa tendencia, pero por ahora parece ser el que más se acerque a la realidad. 

Para terminar, vale la pena recordar que al invertir en bolsa no es útil enamorarse de los activos, la pérdida de objetividad puede ser costosa.  Una decisión de mantener una acción o un bitcoin deberá estar siempre sustentada por un estudio claro de sus fundamentales y no en la simple expectativa de eso vuelve a subir.  En bolsa es mejor decir aquí corrió que aquí murió o en términos algo más técnicos, perder poco y ganar mucho. 

Julián Villamizar

BURSITIA.com no asume ninguna responsabilidad ni obligación por cualquier pérdida ocurrida por utilizar la información producto de este estudio y tampoco asumen responsabilidad civil, ni daños ni perjuicios causados, acto u omisión presentada en este documento.  Al analizar el presente documento, es muy importante tener en cuenta que el objetivo buscado no es el de predecir el futuro, ni garantizar un resultado financiero operativo específico, así como tampoco garantizar el cumplimiento de los escenarios presentados en la evaluación.