Opinion

Cómo mejorar el esquema de negociación de la BVC – Versión 2020

Pasan los años y la cantidad de empresas con sus acciones listadas en la Bolsa de Valores de Colombia sigue en descenso.  Parece que para las empresas medianas el desgaste operativo y monetario que implica estar listado no es compensado por la capacidad de reunir fondos de nuevos accionistas.

En más de 10 años que llevo presente en el mercado accionario colombiano hay un patrón que se repite año tras año, las empresas pequeñas o medianas que no están en el índice COLCAP pierden visibilidad, sus volúmenes de negociación descienden y el precio no refleja la realidad de los resultados empresariales. 

Incluso estas empresas suelen cotizarse a descuento y con tendencia a la baja que termina en una mala imagen o en interesantes oportunidades si se da una recompra de acciones; recuerdo aquella salida de Bolsa de PFCARPAK que pasó de menos de 2.000 a 5.300 tras la recompra por parte del holding financiero del grupo.

Estos problemas no se evidencian en las acciones que hacén parte del índice COLCAP ya que son movidas por los flujos de fondos de pensiones, de fondos extranjeros y de firmas comisionistas.  No obstante, para empresas por fuera de esta clasificación los grandes fondos suelen alejarse y esto a su vez hace que las firmas comisionistas pierdan el interés; ni siquiera sus áreas de análisis dan algún tipo de recomendación sobre estos activos. 

Si la BVC quiere darle un mayor dinamismo al mercado y atraer empresas de menor tamaño debería mejorar en tres aspectos.

  • Facilitar el trading
  • Aumentar la cantidad de participantes.
  • Generar mecanismos para que la información fluya con mayor velocidad.

Que cambios debería tener la estructura de nuestro mercado de capitales para aumentar la cantidad de inversionistas y la liquidez de empresas por fuera del ColCap

  • Facilitar el proceso de listado y reducción de costos al mínimo: Esta coyuntura del COVID-19 ha hecho que las empresas necesiten capital y el mercado de capitales podría ser una opción.  Pero con un proceso largo y complejo las empresas preferirán los bancos o la reorganización ante la premura con la que necesitan capital.
  • Permitir la creación de entidades administradoras de fondos con poco personal: 2 o 3 personas podrían administrar un fondo siempre y cuando sean certificados por el AMV y avalados por la SuperFinanciera.  Dado nuestro historial de pirámides, es necesaria la supervisión y reporte a las entidades de control, pero se eliminaría las restricciones de capital para fundar una entidad administradora de fondos.  Estos nuevos administradores deberían canalizar sus compras y ventas a través de las Sociedades comisionistas de Bolsa para mantener registro de las operaciones.  Con esta modificación se legalizaría la actuación de muchos asesores de bolsa que ejercen la profesión de manera independiente sin regulación.
  • Reducir a un peso el tick de precio y para operaciones intradía permitir mayor apalancamiento:  Los actuales tick de precio hacen que una persona no pueda hacer operaciones de muy corto plazo, pero si este se lleva a un mínimo de un peso y se permite un apalancamiento de hasta 5 veces, es muy probable que el volumen diario de negociación se incremente significativamente ante posibles rentabilidades más rápida con su respectivo riesgo.  Para mitigar posibles incumplimientos, este nivel de apalancamiento estaría disponible solo para operaciones intradía y tendrían cierre obligatorio una hora antes del fin de la jornada.  La tecnología permitiría que los cierres fueran automáticos al igual que los llamados al margen.
  • Para montos pequeños, que quieran usar apalancamiento intradía, las Sociedades comisionistas de bolsa deberían eliminar el cobro de comisión por porcentaje y dejar una tarifa fija por transición.  Es muy probable que con la rotación logren ganar más que con pocas operaciones de un mismo cliente en un año.
  • Permitir operaciones en corto descubiertas para operaciones intradía.
  • La BVC debería ofrecer herramientas de automatización para las áreas de Relación con el Inversionista, así la cantidad de personal necesaria para esta labor podría reducirse a una persona.

Esperemos que al interior de la BVC estén mirando con preocupación la tendencia en el número de emisores y tengan lista una estrategia para ofrecernos un mercado más atractivo para los inversionistas pequeños que queremos tener más opciones de inversión que los ya conocidos sectores que conforman el COLCAP.

Te gustan nuestros artículos, síguenos!

Deja una respuesta