Análisis Fundamental

Qué pasa cuando una compañía se acoge al capítulo 11

El Capítulo 11 del código de quiebras le permite a un negocio “reorganizarse” para volver a ser rentable.  Si bien los directivos continúan manejando las operaciones del negocio, las decisiones importantes deben ser aprobadas por una corte de quiebras.  Este capítulo difiere del capítulo 7 baje el cual se liquida la compañía tras el cese de operaciones.

El capítulo 11 incluye un plan de reorganización que debe ser aprobado por los acreedores, los tenedores de bonos, los accionistas y confirmado por una corte.   Incluso si los acreedores o tenedores de acciones rechazan el plan, la decisión de la corte procederá siempre que considere que el plan trata de forma justa a las partes.   El plan de reorganización se conocerá cuando se publique el reporte Form 8-k.

El plan de reorganización tendrá impactos en como se desarrollará el negocio de la compañía y también impacto sobre el valor de las deudas y de las acciones.  Para los tenedores de bonos, estos dejarán de recibir intereses y su capital será convertido a nuevas acciones.  Por lo general estas acciones se emiten a precios inferiores a la actual acción por lo que, si algo de valor queda para los accionistas, estos serán ampliamente diluidos.

En cuanto a la cotización de la acción, en las bolsas de los estados unidos una compañía puede seguir negociando tras acogerse al capítulo 11 y aquellas que ya no cumplan los requisitos para ser listadas pasarían a negociar en el mercado OTC (OTCBB o Pink Sheets).  La SEC en sus documentos advierte que la compra de empresas en capítulo 11 es una inversión de alto riesgo debido a que los acreedores y tenedores de bonos se convierten en los nuevos dueños de las acciones y en la mayoría de los casos las anteriores acciones se cancelan.   De no cancelarse la antigua acción se creará un nuevo nemotécnico de 5 letras que terminará en la letra Q.

Para terminar, vale la pena recordar como se distribuyen los activos en un proceso de quiebra.  Primero reciben los tenedores de deuda garantizada, luego los tenedores de deuda sin garantía y si algo queda los accionistas.  Por eso, siempre que inviertas en acciones ten presente que Activo menos pasivo es igual a patrimonio y como accionista eres dueño del patrimonio que es el remanente.

Si deseas conocer más información, puedes visitar la documentación de la SEC, disponible el siguiente link

Te gustan nuestros artículos, síguenos!

Deja una respuesta