Computadores Tecnología

Cambiando de Windows a MacBook Air 13 M1 ¿Vale la pena?

Mac es un ecosistema bastante cerrado y el desarrollar aplicaciones para IPhone implica el tener un equipo MAC para hacer el trabajo.  Así que recientemente he estado saltando de Mac a Windows y les quiero compartir mi experiencia.  Les contaré las diferencias en desempeño y en usabilidad.

Los dos equipos por comparar son el MacBook Air M1 de 13 pulgadas, 8GB de RAM y 256gb de SSD contra un ASUS Zenbook 14 Laptop – AMD Ryzen 5-8GB RAM – NVIDIA GEFORCE MX350-256GB SSD.  También les contaré los cambios en cuanto a experiencia de usuario y compatibilidad de programas.

Precio

El portátil MacBook Air está rondando lo USD1.000 mientras que el ASUS no supera los USD700.  Una diferencia considerable considerando que el portátil ASUS tiene una gráfica discreta que ayuda con tareas de video y cálculos, aunque no necesariamente sirve para jugar.   Si el objetivo es tener una mejor tarjeta de video, ese USD300 serían mejor invertidos en un ordenador Windows con por lo menos una GTX 1650.

Pantalla

La calidad de la pantalla retina supera la IPS 1920*1080 del ASUS, la densidad de pixeles marca una diferencia importante.  Adicional, la pantalla del Mac tiene proporciones diferentes que me recuerdan los monitores de los 90, siendo más cuadrados.  Esta distribución no molesta para trabajar y se me hizo bastante cómoda por lo que le daré un punto a favor a Mac por esta gran pantalla.

Batería

Este es otro lugar donde el MacBook Air sobre para al ordenador Windows.  Posiblemente sea porque tengo demasiadas aplicaciones en Windows y en el Mac está lo básico.  La velocidad a la que se descarga el ASUS me hace tener siempre cerca el cargador, sin contar que el desempeño baja considerablemente al estar en modo batería.  Con el portátil Mac me sentí tranquilo y cumplió con su tarea durante varias horas sin mostrar diferencias en el desempeño.

Desempeño

El procesador ryzen 5 4500U es un procesador de 6 núcleos frente a los 8 núcleos del M1 sin embargo parece mucho más rápido y fluido tanto al encender como al cargar problemas, posiblemente la velocidad de la RAM más de 4.200 mhz y la tarjeta MX350 le dan un buen apoyo.  La diferencia es sutil, pero me sentí más cómodo trabajando en multitarea en el ASUS.  Como ya pudiste apreciar, la diferencia en desempeño golpea la duración de la batería.

Teclado

Una de las diferencias más notorias al saltar de Windows a Mac.  Mac carece del botón de tomar captura de pantallas y de suprimir.  Debes recurrir a combinaciones como cms+shift+3 para tomar una captura de pantalla y cmd u option y retroceso para suprimir.  En este momento no recuerdo cual era el equivalente exacto y créanme, siempre tengo que probar con cual combinación es que logro el comando.  Otro punto que se me hizo complejo fue el tamaño del Enter, muy delgado y cercano al botón del corchete.  Muchas veces fallé el ingreso de passwords por ese corchete que se me colaba.

Experiencia de usuario

En el Mac extrañé el clic derecho en el ratón, este no existe en Mac y muchas veces tuve que recurrir a buscar la opción en un menú superior en vez de tenerlo a la mano con el clic derecho.  Existe la posibilidad de tener otro menú al dejar pulsado el ratón, pero no tiene las mismas funciones del clic derecho que conocemos en Windows.

El trackpad del Mac requiere una pulsación mucho más fuerte que la de los ordenadores Windows, los primeros días de uso me quedaba esperando que algo pasara tras hacer clic en el trackpad. 

Capturar pantallas es diferente en Mac y te da una opción de editar antes de guardarla en el escritorio.  Esto se me hizo interesante, pero un paso adicional cuando simplemente quiero capturar y con Ctrl+V pegarlo en el programa que estoy trabajando.  En Mac la captura queda siempre guardada mientras en Windows se queda solo en el portapapeles.

En cuanto a la configuración e instalación de programas Windows es mucho más sencillo y no te solicita una tarjeta de crédito para comenzar.  Esta parte no me gustó de Apple, de una vez tu tarjeta de crédito debe estar asociada.  Lo curioso fue que para configurar el Apple ID tenía constantemente un error el cual no era muy claro.  Después de buscar en internet era que debía completar mi información de pago y listo.

Al instalar programas me quedé esperando el típico instalador, por el contrario, se debe montar el programa como si fuera un disco virtual, instalarlo y ahí si queda disponible.  También hay que recordar desmontar el instalador.  Windows gana en este punto.

Por último, MAC gracias a su mayor seguridad tiene múltiples funciones bloqueadas que requieren algunos programas por lo que se debe ir a la configuración para otorgar múltiples permisos.  Muy bien para los que valoran su privacidad, pero la verdad me generó más demoras de lo que estoy acostumbrado.

Compatibilidad

Para mi fue el gran dolor de cabeza para trabajar en el portátil Mac.  Nunca pude compartir la pantalla en Teams, programas como Power BI no están disponibles y la mas curiosa de todas Chrome no fue compatible con la página a través de la cual hago mercado.  En cuanto a las aplicaciones de Office funcionaron muy bien, incluso OneDrive, lo que me sorprendió dado recuerdos no muy agradables de office en Mac.

Conclusión

Si no deseas usar programas especializados, tienes el dinero, no necesitas ajustar la configuración, vas a usar office y lo que más te preocupa es la pantalla y el sonido, Mac es una buena opción.  Para aquellos que necesitan programas especializados y mayor rendimiento, por el precio siempre habrá un pc Windows que supere al Mac.  En cuanto al salto de Windows a Mac, al principio es algo molesto, pero es probable que con el tiempo te acostumbres.  Lo que si te puedo decir es que pese a lo que mucho se dice, desde mi punto de vista Windows resulta más fácil de manejar y de configurar por lo que para mí la elección seguirá siendo Windows.

Deja una respuesta